www.GotQuestions.org/Espanol




Pregunta: "¿Es bíblico el orar a María / los santos?"

Respuesta:
El hecho de que los católicos oren a los santos es un punto lleno de confusión. La posición oficial de la Iglesia Católica Romana, es que los católicos no oran A los santos o a María, sino más bien los católicos piden a los santos y a María que oren POR ellos. La posición oficial de la Iglesia Católica es que el pedir a los santos por sus oraciones, no tiene ninguna diferencia a que le pidas a alguien aquí en la tierra que ore por ti. Sin embargo, la práctica de muchos católicos difiere mucho de la enseñanza oficial de la Iglesia Católica Romana. Muchos católicos, de hecho oran directamente a los santos y/o María, pidiéndoles ayuda – en vez de pedirles a los santos y/o María que intercedan ante Dios por ayuda. Cualquiera que sea el caso, ya sea que se ore a un santo o a María, o el pedirles que oren, ninguna de estas prácticas tiene una base bíblica.

La Biblia en ninguna parte instruye a los creyentes en Cristo a orar a nadie más que a Dios. La Biblia en ningún lugar anima, o aún menciona que los creyentes le pidan oraciones a individuos en el cielo. ¿Por qué entonces, muchos católicos oran a María y/o a los santos, o piden sus oraciones por ellos? Los católicos ven a María y a los santos como “intercesores” ante Dios. Por lo tanto, si un santo le lleva una oración a Dios, es más efectivo que el que oremos directamente a Dios. Este concepto es evidentemente anti-bíblico. Hebreos 4:16 nos dice que nosotros, los creyentes aquí en la tierra, podemos “... acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.”

1 Timoteo 2:5 declara, “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.” No hay nadie más que pueda ser mediador ante Dios por nosotros. Si Jesús es EL ÚNICO mediador, eso indica que María y los santos no pueden ser mediadores. Ellos no pueden ser mediadores de nuestras peticiones en oración a Dios. Más aún, la Biblia nos dice que Jesucristo Mismo está intercediendo por nosotros ante el Padre “por lo cual (Jesucristo) puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.” (Hebreos 7:25). Con Jesús Mismo intercediendo por nosotros, ¿por qué necesitamos que María o los santos intercedan por nosotros? ¿A quién escuchará Dios que sea más cercano que Su Hijo? Romanos 8:26-27 describe al Espíritu Santo intercediendo por nosotros. Con el segundo y tercer miembro de la Trinidad ya intercediendo por nosotros ante el Padre en el Cielo, ¿qué posible necesidad habría de tener a María o a los santos intercediendo por nosotros?

Los Católicos argumentan que el orar a María y a los santos no es diferente a pedirle a alguien que ore por ti aquí en la tierra. Examinemos este punto. (1) El apóstol Pablo les pide a otros cristianos que oren por él en Efesios 6:19. Muchas Escritura describen a creyentes orando unos por otros (2 Corintios 1:11; Efesios 1:16; Filipenses 1:19; 2 Timoteo 1:3) La Biblia en ninguna parte menciona a alguien pidiéndole a alguien más en el Cielo que ore por ellos. La Biblia en ninguna parte describe a alguien en el Cielo orando por alguien en la tierra. (2) La Biblia no da absolutamente ninguna indicación de que María o los santos puedan escuchar nuestras oraciones. María y los santos no son omniscientes. Aún glorificados en el Cielo, ellos son seres finitos con limitaciones. ¿Cómo es posible que puedan escuchar las oraciones de millones de gente? Cada vez que la Biblia menciona el orar o hablar con los muertos, es dentro del contexto de magia, brujería, necromancia, y adivinación – actividades que la Biblia condena fuertemente (Levítico 20:27; Deuteronomio 18:10-13). En otra instancia, cuando es invocado un “santo” como en 1 Samuel 28:7-19, Samuel no estaba precisamente contento de ser perturbado. Es plenamente claro que el orar a María o a los santos es completamente diferente del pedirle a alguien aquí en la tierra que ore por ti. Esta opción tiene una fuerte base bíblica, la otra no tiene absolutamente ninguna base en la Biblia.

Dios no responde las oraciones basándose en quién es quien ora. Dios contesta las oraciones basándose en que lo que se pida vaya de acuerdo a Su voluntad (1 Juan 5:14-15). No hay absolutamente ninguna base o necesidad para orar a alguien más que solo a Dios. No hay bases para pedir a aquellos que están en el Cielo que oren por nosotros. Solo Dios puede escuchar nuestras oraciones. Solo Dios puede responder nuestras oraciones. Nadie en el Cielo tiene ningún mayor acceso al trono de Dios que el que tenemos como creyentes a través de la oración (Hebreos 4:16).

© Copyright 2002-2014 Got Questions Ministries.