www.GotQuestions.org/Espanol

Pregunta: "¿Es posible vender tu alma al diablo?"

Respuesta:
En el cuento de fantasía del Dr. Faustus, un hombre hace un trato con el diablo: a cambio de su cuerpo y alma, el hombre debe recibir poder sobrenatural y placeres durante 24 años. El diablo está de acuerdo con el trato y el Dr. Faustus goza de los placeres del pecado por una temporada, pero su destino está sellado. Al final de los 24 años, Fausto intenta frustrar los planes del diablo, pero enfrenta una muerte espantosa, no obstante. Esta leyenda funciona bien como un cuento moral y como una metáfora de la paga del pecado, pero los detalles de la trama no son bíblicos.

La Biblia no tiene ningún caso de una persona que "vende su alma" a Satanás, y no implica que es posible hacer un pacto con el diablo. Aquí es algo de lo que las Escrituras revelan acerca de Satanás:

1) Satanás tiene poder suficiente incluso para oponerse a los ángeles (Judas 9; Daniel 10:12-13).

2) Satanás busca engañar por disfrazarse como ángel de luz (2 Corintios 11:14-15).

3) Dios ha provisto los medios para defendernos contra los ataques de Satanás (Efesios 6:11-12).

4) El poder de Satanás está limitado por la voluntad de Dios (Job 1:10-12; 1 Corintios 10:13).

5) Como "el dios de este mundo", Satanás tiene dominio sobre aquellos que viven sin Cristo en el mundo (2 Corintios 4:4).

Seguramente, hay quienes sufren bajo el control directo satánico, como el joven médium de Filipos (Hechos 16:16-19). Y hay quienes se han dedicado a la obra del diablo, como los hechiceros Simón (Hechos 8:9-11) y Elimas (Hechos 13:8). Sin embargo, en cada uno de estos tres ejemplos, el poder de Dios prevalece sobre la esclavitud de Satanás. De hecho, se ofrece a Simón la oportunidad de arrepentirse (Hechos 8:22). Obviamente, no hubo una irrevocable "venta" del alma de Simón.

Sin Cristo, estamos todos bajo la condena de muerte (Romanos 3:23). Antes de ser salvos, somos todos en esclavitud al diablo, como dice 1 Juan 5:19, "el mundo entero está bajo el maligno". Alabado sea el Señor, tenemos un nuevo Maestro, que puede romper las cadenas de cualquier pecado y librarnos (1 Corintios 6:9-11; Marcos 5:1-15).

© Copyright 2002-2014 Got Questions Ministries.