¿Cuál es la diferencia entre las citas y el cortejo?



Pregunta: "¿Cuál es la diferencia entre las citas y el cortejo?"

Respuesta:
Salir para una cita y el cortejo son dos métodos de comenzar relaciones con el sexo opuesto. Aunque existen los no-cristianos que salen con la intención de tener una serie de relaciones íntimas físicas, para los cristianos esto no es aceptable y nunca debe ser la razón para la cita. Muchos cristianos ven las citas como poco más que amistad y mantienen el aspecto de la amistad de sus citas hasta que ambas personas estén dispuestas a comprometerse mutuamente como potenciales candidatos para el matrimonio. Primero y más importante, una cita es una oportunidad para que un cristiano pueda determinar si este candidato potencial de matrimonio es también un creyente en Cristo. La Biblia nos advierte que los creyentes y los no creyentes no deberían casarse, porque los que viven en la luz (de Cristo) y los que viven en la oscuridad no pueden vivir en armonía (2 Corintios 6:14-15). Como se indicó anteriormente, durante este tiempo debe haber poco o ningún contacto físico, ya que esto es algo que debería esperar hasta el matrimonio (1 Corintios 6:18-20).

En el cortejo los dos no tienen ningún contacto físico en absoluto (no tocándose, no tomando la mano, sin besos) hasta el matrimonio. Muchos en una relación de cortejo no pasarán tiempo juntos a menos que miembros de la familia, preferiblemente los padres, estén presentes en todo momento. Además, las parejas que cortejan declaran por adelantado que sus intenciones son ver si la otra persona es un candidato adecuado para el matrimonio. Los defensores del cortejo afirman que el cortejo permite que dos personas verdaderamente lleguen a conocerse en un entorno más platónico sin la presión de la intimidad física o emociones oscureciendo su punto de vista.

Hay problemas inherentes con ambos estilos. Para la pareja de citas, pasar tiempo a solas con un miembro del sexo opuesto que uno encuentra atractivo puede presentar tentaciones que pueden ser muy difíciles de resistir. La pareja cristiana de citas debe establecer límites en su relación y comprometerse a no cruzarlos. Si esto lo encuentran difícil de hacer, deben tomar medidas para garantizar que Cristo siempre va a ser honrado durante su tiempo juntos y que el pecado nunca es dado la oportunidad de tomar control de su relación. Al igual que con la pareja de cortejo, los padres de la pareja de citas deben participar en la relación, conociendo el(la) compañero(a) de su hija(o) y ser una fuente de sabio y perspicaz asesoramiento y orientación para los dos.

El estilo de cortejo presenta su propio conjunto de dificultades. Mientras que muchos defensores del cortejo consideran que es la única opción para encontrar a una pareja, otros lo encuentran opresivo y demasiado controlante. Además, puede ser difícil de encontrar a la persona "real" detrás de la cara pública presentada delante de toda la familia. Nadie se presenta en un grupo en la misma manera que él o ella lo hace uno-a-uno. Si una pareja nunca pasa tiempo a solas, nunca tiene esa oportunidad uno-a-uno para relacionarse y conocerse uno al otro en intimidad emocional y espiritual. Además, algunas situaciones de cortejo casi han llevado a "matrimonios arreglados" por los padres y han resultado en resentimiento en uno o ambos de los jóvenes.

Es importante recordar que ni la cita ni el cortejo son obligatorios en las Escrituras. Al final, el carácter cristiano y la madurez espiritual de la pareja son mucho más importantes que la naturaleza exacta de cómo y cuándo pasan tiempo juntos. Bíblicamente hablando, el resultado del proceso — hombres y mujeres cristianos piadosos casándose y criando familias para la gloria de Dios — es mucho más importante que el método que usan para alcanzar ese resultado. "En conclusión, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios." (1 Corintios 10:31, NVI).

Por último, debemos ser cuidadosos de evitar creer que la preferencia personal de uno — citas o cortejo — es la "única forma" y menospreciando a quienes escogen la opción opuesta. Como en todas las cosas que la Biblia es silenciosa, la unidad del cuerpo de Cristo debe ser de suma importancia en nuestras mentes, independientemente de las elecciones personales que otros hacen.


Retornar a la página inicial de Español

¿Cuál es la diferencia entre las citas y el cortejo?