¿Dios seguirá perdonándote, si cometes el mismo pecado una y otra vez?



Pregunta: "¿Dios seguirá perdonándote, si cometes el mismo pecado una y otra vez?"

Respuesta:
Para mejor responder a esta pregunta, vamos a ver dos potentes pasajes de las Escrituras. El primero se encuentra en el libro de los Salmos: "Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones." (Salmo 103:12 ). Uno de los trucos más eficaces que Satanás intenta con los cristianos es convencerlos de que nuestros pecados no son perdonados realmente, a pesar de las promesas de la Palabra de Dios. Si verdaderamente hemos recibido a Jesús como Salvador por la fe, y todavía tenemos una sensación incómoda preguntando si hay o no un perdón cierto, esto puede provenir de influencias demoníacas. Lo odian los demonios cuando la gente es rescatada de su alcance, y tratan de sembrar semillas de duda en nuestras mentes de la realidad de nuestra salvación. En su vasto arsenal de trucos, una de las herramientas más grandes de Satanás es recordarnos constantemente de nuestras transgresiones pasadas, y las utiliza para probar que Dios no podía perdonar o restaurar. Los ataques del diablo lo hacen un verdadero desafío para nosotros simplemente descansar en las promesas de Dios y confiar en Su amor.

Pero este Salmo también nos dice que Dios no sólo perdona nuestros pecados, sino que los quita completamente de Su presencia. ¡Esto es algo profundo! Sin lugar a dudas, esto es un concepto difícil de captar para los seres humanos, por eso es tan fácil para nosotros preocuparnos y preguntarnos sobre el perdón en lugar de simplemente aceptarlo. La clave reside en simplemente renunciar nuestras dudas y nuestros sentimientos de culpabilidad, y descansando en Sus promesas de perdón.

Otro pasaje es 1 Juan 1:9, "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad." ¡Qué increíble promesa! Dios perdona a Sus hijos cuando pecan si sólo vienen a Él en una actitud de arrepentimiento y piden perdón. La gracia de Dios es tan grande que puede limpiar el pecador de su pecado para que se convierta en un hijo de Dios. Incluso cuando tropezamos, podemos ser perdonados aún.

En Mateo 18:21-22, leemos: “Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.” Pedro probablemente estaba pensando que estaba siendo generoso. En lugar de pagar con igual retribución a una persona que había cometido un pecado contra él, Pedro sugirió dar al hermano algún margen de maniobra, diga, hasta siete veces. Pero se acabarían el perdón y la gracia el octavo tiempo. Pero Cristo desafió las reglas de la economía de gracia sugerida por Pedro diciendo que el perdón es infinito para aquellos que realmente lo están buscando. Esto sólo es posible por la gracia infinita de Dios que se hace posible a través de la sangre derramada de Cristo en la Cruz. Por el poder perdonador de Cristo, podemos siempre ser hechos limpios después de pecar, si humildemente lo buscamos.

Al mismo tiempo, debe ser observado que no es bíblico para una persona pecar habitual y continuamente como un estilo de vida y todavía ser un creyente (1 Juan 3:8-9). Por esta razón Pablo amonesta, “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? (2 Corintios 13:5). Como cristianos, tropezamos, pero no vivimos una vida de pecado continuo, sin arrepentimiento. Todos nosotros tenemos debilidades y podemos caer en pecado, aun cuando no lo queremos hacer. Incluso el apóstol Pablo hizo lo que no quería hacer por el pecado que obraba de su cuerpo (Romanos 7:15). Como Pablo, la respuesta del creyente es odiar el pecado, arrepentirse de ello y pedir la gracia divina para superarlo (Romanos 7:24-25). Aunque nosotros no necesitamos caer debido a la suficiente gracia de Dios, a veces lo hacemos porque confiamos en nuestra fuerza insuficiente. Cuando nuestra fe se debilita y, como Pedro, negamos nuestro Señor en palabra o en vida, aún así todavía hay oportunidad de arrepentirse y ser perdonados de nuestros pecados.

Otro de los trucos de Satanás es hacernos pensar que no hay esperanza, que no hay ninguna posibilidad de que podamos ser perdonados, sanados y restaurados. Él intentará hacernos sentir consumidos y atrapados por la culpa para que no nos sentemos dignos ya del perdón de Dios. Pero, ¿desde cuándo éramos dignos de la gracia de Dios? Dios nos amó, nos perdonó y nos escogió para estar en Cristo antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4-6), no por nada que hicimos nosotros, pero “a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.” (Efesios 1:12). Nosotros siempre debemos tener en cuenta que no hay lugar donde podemos ir que la gracia de Dios no nos puede alcanzar, y no hay ninguna profundidad a la cual nos podemos hundir que Dios ya no es capaz de sacarnos. Su gracia es mayor que todos nuestros pecados. Si estamos recién empezando a vagar, o ya estamos hundiéndonos y ahogándonos en nuestro pecado, la gracia puede ser recibida.

La gracia es un regalo de Dios (Efesios 2:8). Cuando pecamos, el Espíritu nos convencerá del pecado de tal modo que una tristeza según Dios resultará (2 Corintios 7:10-11). Él no condenará nuestras almas como si no hubiere esperanza, porque ya no hay ninguna condenación para los que están en Cristo Jesús (Romanos 8:1). La convicción del Espíritu dentro de nosotros es un movimiento de amor y gracia. La gracia no es una excusa para pecar (Romanos 6:1-2) y no debe atreverse a ser abusada, lo que significa que el pecado debe ser llamado "pecado", y no puede ser tratado como si es sin daño o inofensivo. Creyentes impenitentes necesitan ser amorosamente confrontados y guiados a la libertad, y los incrédulos necesitan que les digamos que necesitan arrepentirse. Pero, enfaticemos también el remedio, porque nos ha sido dado gracia sobre gracia (Juan 1:16). La gracia es cómo vivimos, cómo somos salvos, cómo somos santificados, y cómo seremos guardados y glorificados. Recibamos gracia cuando pecamos, por arrepentirnos y confesar nuestros pecados a Dios. ¿Por qué vivir una vida pecaminosa cuando Cristo ofrece hacernos espiritualmente sanos y rectos ante los ojos de Dios?



Retornar a la página inicial de Español

¿Dios seguirá perdonándote, si cometes el mismo pecado una y otra vez?